Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

martes, 30 de abril de 2013

Los trabajadores no podemos marchar detrás del gobierno o de la oposición patronal




Por: Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-CURA)

El 1ero de mayo es una fecha de la clase trabajadora, no de los políticos burgueses ni de sus partidos. Cada año, los trabajadores honramos la memoria de los mártires de Chicago, quienes en el año 1886 se movilizaron por la jornada laboral de ocho horas, lucha que a varios de sus dirigentes les costó la vida. Aquella fue una lucha autónoma de los trabajadores estadounidenses que enfrentaron las arremetidas del Estado y de los patronos privados. Hoy los trabajadores europeos, los latinoamericanos y los de otras regiones luchan contra los planes de ajuste que buscan descargar la crisis capitalista sobre sus hombros, mientras que en Siria y todo el Medio Oriente, los trabajadores y jóvenes se enfrentan armas en mano contra dictaduras oprobiosas.


Año tras año desde aquella gesta heroica, los trabajadores nos movilizamos por nuestros derechos, y por eso no aceptamos la intromisión de gobiernos ni partidos que representan a los explotadores en las movilizaciones y actos que realizamos en esta fecha; ello desvirtuaría y corrompería el carácter de una jornada en la que únicamente concebimos como legítimo el protagonismo de la clase trabajadora.

En Venezuela, este 1ero de mayo llega en el marco de un gran crecimiento en las luchas de los trabajadores. Miles de marchas, concentraciones, huelgas, y toda clase de protestas han sido protagonizadas en los últimos dos años por la clase obrera, exigiendo discusión de los contratos colectivos, respeto a las condiciones de seguridad e higiene laboral, contra los despidos, por la libertad sindical, contra el sicariato, y otras tantas justas motivaciones. Lamentablemente, este ímpetu rebelde del proletariado venezolano no ha sido acompañado la mayor parte de las veces por una dirigencia sindical con un claro compromiso de clase, dispuesta a articular y unificar las luchas para conducirlas a resonantes victorias. Mientras que por abajo los trabajadores luchan, por arriba se impone la dispersión y la burocratización de las dirigencias sindicales, no hay una central obrera representativa que democráticamente adopte planes de lucha, y esto ha permitido a los empresarios y al gobierno enfrentar a la clase trabajadora en pequeñas batallas aisladas y no como un sólido y poderoso bloque.

A pesar de esto, algunos pasos en la dirección correcta se han dado entre el Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (FADESS) y la Unión Nacional de Trabajadores (ÚNETE), por la unidad de acción en conflictos concretos como la lucha de los trabajadores y profesores universitarios. Muestra de ello es la marcha unitaria realizada en Caracas el pasado 4 de abril. Desde C-CURA consideramos que este es el camino correcto a seguir para lograr mayores niveles de unidad de los trabajadores en defensa de sus derechos, ante los continuos atropellos perpetrados por los empresarios y los patronos públicos.

Los trabajadores no podemos marchar detrás de patronos el primero de mayo

Desgraciadamente, este 1ero de mayo no habrá una marcha obrera nacional que aglutine a la clase trabajadora, encabezada por sus genuinos dirigentes y bajo las banderas de las luchas más urgentes de hoy. En Caracas se realizarán dos marchas, una con un claro carácter oficial, encabezada por el presidente Maduro, burócratas sindicales, militares y la llamada boliburguesía, cuyo objetivo será legitimar la política laboral del gobierno. La otra se realiza bajo la convocatoria realizada por el ex candidato presidencial de la derecha proimperialista, el empresario Henrique Capriles. Pese a los esfuerzos realizados por C-CURA y otras tendencias sindicales, no fue posible articular una marcha obrera autónoma en Caracas. Sabemos de la disposición de muchos sindicatos de base y sus expectativas en que se concretara una marcha autónoma, lamentablemente la dirigencia de FADESS y la ÚNETE no fue capaz de acordar la realización de dicha marcha.

Marchar detrás de Maduro y de la burocracia de la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores (CBST) es avalar la devaluación de la moneda, con sus consecuencias nefastas sobre el salario de los trabajadores; convalidar la persecución llevada a cabo por sindicaleros y funcionarios del gobierno contra trabajadores del sector público y PDVSA por no votar por Maduro, políticas antiobreras que no tienen nada que ver con el socialismo revolucionario que nosotros defendemos. No podemos acompañar a los que criminalizan la protesta obrera, persiguen a Rubén González, violan y no discuten los contratos y vulneran la autonomía de los sindicatos. Pero tampoco podemos hacer de comparsa en una marcha donde participará el candidato de la MUD, representante de los partidos del puntofijismo que llevaron al desastre al país, que pretendían privatizar PDVSA, los mismos que dieron un golpe de Estado y sabotearon a nuestra industria petrolera.

Por las razones antes expuestas, la C-CURA no participará en ninguna de las dos marchas convocadas, ya que consideramos que los trabajadores no debemos marchar detrás de nuestros explotadores ningún día del año, pero mucho menos el glorioso primero de mayo. Seguiremos luchando por refundar el movimiento sindical sobre bases autónomas para que en los próximos años podamos los trabajadores encontrarnos en mejores condiciones para luchar de manera autónoma por nuestros derechos y por nuestra emancipación de la esclavitud asalariada.

Por la dirección nacional de C-CURA

Orlando Chirino, José Bodas, Francisco "Fran" Luna, Emilio Bastidas, Armando Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones