Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

viernes, 11 de agosto de 2017

Desde Bolivia: ¡Viva la lucha del pueblo venezolano contra el fraude constituyente! ¡Repudiamos el apoyo de Evo Morales a Maduro!


Por: Fuerza-Arpt
Bolivia

El gobierno de Maduro ya es una dictadura por sus actos de gobierno. Anuló las elecciones democráticas, impuso una supuesta Asamblea Constituyente fraudulenta, donde sólo podían presentarse candidatos apoyados por el gobierno, con representación de un diputado por municipio (lo mismo 10 mil habitantes que un millón), y violó la constitución de 1999 que obligaba a un referéndum para convocar a Constituyente. Sus fuerzas represivas ya mataron a 150 manifestantes y herido a miles que protestaban por el hambre a la que somete al pueblo.

El fraude fue escandaloso, obligaban a votar a los trabajadores dependientes del Estado amenazando con despidos, y al pueblo en general amenazándoles con excluirlos del reparto de comida subsidiada que entregan organismos estatales, si no tenían constancia de haber votado. Así y todo los centros de votación estaban vacíos, y el gobierno declaró 8 millones de votantes (no se informó cuántos de ellos en blanco) que son sólo el 41% del padrón. La empresa encargada del voto electrónico, dijo que la cuenta estaba mal, que es como mínimo un millón menos de lo que dice el gobierno.


Esta Constituyente tiene, según Maduro, todo el poder para destituir al parlamento (de mayoría opositora), cambiar jueces y fiscales, cambiar normas electorales, etc. Ya en primera reunión destituyó a la fiscal Luisa Ortega, que era de confianza de Chávez, y que ahora denuncia autoritarismo de Maduro.

Lo más grave para el pueblo es el hambre, en un país riquísimo en petróleo. La política económica del gobierno permitió que en diez años se fugaran 400 mil millones de dólares, incluyendo todo el excedente petrolero, y además se creó un enorme endeudamiento. Grandes empresarios importadores fueron provistos de dólares a un centésimo de su valor, supuestamente para importaciones que no hacen y se quedan con los dólares.

El país casi no produce lo que consume, lo importa, incluyendo los alimentos y medicamentos. Maduro redujo las importaciones a una tercera parte para pagar la deuda externa, después de la caída de los precios del petróleo hace tres años. El resultado es que no hay alimentos, que la población en promedio perdió peso por hambre. Que solo se consigue en el mercado negro, a 10 o 20 veces el valor oficial, lo que ningún trabajador puede pagar.

Esto no es socialismo, no es izquierda, no es antiimperialismo, esto es el peor capitalismo proimperialista que saquea un país riquísimo en petróleo. A tal punto que incluso Maduro entrega el petróleo a las transnacionales yanquis, Chevron y otras, pagando en dos años 30.000 millones de la deuda externa, a costa del hambre del pueblo.

Ante eso, la MUD (la alianza de los antiguos partidos de derecha proimperialista), no es ninguna opción, pues propone más de lo mismo en lo económico y busca un acuerdo con Maduro para llegar a elecciones, que en esta situación sólo significaría avalar el fraude electoral de la Constituyente, es decir la dictadura de Maduro, el PSUV y los militares, que pondrán reglas electorales a su gusto, como acaban de hacer en la Constituyente.

La verdadera izquierda

Desde sectores de vanguardia sindical se denunció la Constituyente y se llamó a la abstención, y a formar una alternativa independiente de la MUD, como lo hicieron trabajadores de salud de Caracas, trabajadores universitarios y el sector de petroleros que encabeza José Bodas, secretario general de la Federación de Trabajadores Petroleros (el sindicato industrial más grande del país con 50.000 afiliados). El PSL, Partido Socialismo y Libertad, nuestro partido hermano en Venezuela, que encabezan Orlando Chirino y Miguel Angel Hernández, integrante de la Unidad Internacional de los Trabajadores, firmó esa declaración junto a los sindicatos.

El PSL, en su declaración posterior a las elecciones fraudulentas, señala: “Decimos que la lucha no terminó el 30 de julio. Esta apenas comienza, y entra en una nueva fase en la que se impone redoblar la movilización y la pelea en las calles del país al grito de ¡Fuera Maduro! ¡Contra el fraude Constituyente! ¡Basta de hambre y represión! Ahora más que nunca hay que desconocer a una ANC por la que no votó nadie.

Es necesaria la conformación de comités de defensa en los barrios, comunidades y urbanizaciones…Tenemos que seguir confiando en nuestras propias fuerzas. Esto es fundamental en esta nueva fase de la lucha contra el gobierno hambreador, corrupto y represivo de Maduro. Es necesario darle continuidad a los paros cívicos organizando y preparando una huelga general, la cual debe ser asumida de forma democrática por los trabajadores en sus centros de trabajo y sindicatos.

Desde el PSL planteamos que debemos luchar ¡Contra el hambre y la represión! ¡Por un Plan Económico y Social de Emergencia! Que incluya comida y medicinas para todos sin restricciones ni chantajes, por salarios aumentados cada 3 meses de acuerdo a la inflación, no más despidos y “suspensiones” en empresas públicas y privadas, en defensa de libertades democráticas, libertad a los detenidos por protestar, ¡No más OLP ni tribunales militares! ¡Por la disolución de la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana! (cuerpos represivos responsables de la mayoría de asesinatos de manifestantes). Contra el pago de la deuda externa y petróleo 100% venezolano sin empresas mixtas ni transnacionales” (ver laclase.info)

Un sector importante que viene del chavismo rompió con Maduro. Entre ellos hay ex ministros, 3 diputados y dirigentes de base, y denuncian que la Constituyente es fraudulenta.

¡Solidaridad con la lucha del pueblo de Venezuela!


El apoyo de Evo Morales a Maduro es indignante porque compromete al Estado boliviano con un régimen capitalista, corrupto y represivo. Este apoyo se da contra la opinión de la mayoría del pueblo boliviano que es solidario con la lucha del pueblo de Venezuela ante la brutal represión y hambre que sufre.

Pero además está mostrando las intenciones de Evo Morales de conservar el poder a cualquier costo, incluso violando la Constitución o inventándose una elección sobre bases fraudulentas como hizo Maduro.

Lo que sucede en Venezuela es parte de una crisis capitalista mundial que los imperialistas y capitalistas tratan de descargar sobre el pueblo trabajador. Algunos nos preguntan si ocurrirá lo mismo en Bolivia. El vaciamiento económico de Venezuela es sólo el caso más extremo. Pero todos los países latinoamericanos estamos entrando en una crisis producto del ajuste económico mundial contra los pueblos y trabajadores que impone el imperialismo y sus transnacionales asociados a los gobiernos y millonarios de cada país. Y todos podemos llegar a crisis agudas si permitimos que se sigan llevando nuestros recursos, que nos sigan saqueando y explotando. Maduro en Venezuela, Macri en Argentina, Temer en Brasil, Kuczinsky en Perú o Evo Morales en Bolivia, gobiernan al servicio de este ajuste y las trasnacionales, más allá de su discurso neoliberal o de falso “socialismo”. Por eso necesitamos construir alternativas políticas para conquistar gobiernos con democracia de los trabajadores y pueblo explotado, sin capitalistas ni transnacionales ni burócratas corruptos.

Y es necesaria con urgencia la unidad de los trabajadores, estudiantes, profesores, indígenas, profesionales y sectores populares de toda Latinoamérica, en primer lugar en solidaridad con la lucha de nuestro pueblo hermano de Venezuela, repudiando en nuestro país el apoyo del gobierno de Evo Morales a Maduro.

Humberto Balderrama (Fuerza)
Gonzalo Sanjinés (ARPT)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones