Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

sábado, 12 de agosto de 2017

¡A desconocer el fraude constituyente y continuar movilizados hasta salir de Maduro!







Por: Organizaciones sindicales y políticas

El gobierno, tal como era probable, término imponiendo la fraudulenta y antidemocrática Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de manera descarada y avasallante, literalmente a sangre y fuego, pasándole por encima a cualquier formalidad jurídica y política, con unos “resultados electorales” que confirman su desfachatez, su mentira y cinismo, burlándose una vez más de la inteligencia de nuestro pueblo. Maduro, continua allanando residencias sin orden judicial y enviando a todo el que protesta a tribunales militares. La GNB, el Sebin y la PNB toman las calles de Venezuela. Estamos en presencia de una suspensión no decretada de las garantías constitucionales. Configurándose un cuadro que apunta hacia un régimen dictatorial que utiliza métodos cada vez más represivos y busca aterrorizar al pueblo e inhibir la protesta.

Una vez instalada, la ANC destituyó a la fiscal Luisa Ortega Díaz y nombró a Tarek Williams Saab, quien jamás defendió los derechos del pueblo mientras estuvo en la Defensoría. Además de ser responsable del asesinato de trabajadores de la Mitsubishi cuando fue gobernador de Anzoátegui, y ligado a muchos casos de corrupción, que llevó a Chávez, quien lo había avalado anteriormente, a excluirlo luego como candidato de esa gobernación.

Por otra parte, continúa la detención e inhabilitación a alcaldes y dirigentes políticos opositores de cualquier signo.

Despiden a trabajadores de Corpoelec, Pdvsa, Pdval, Ferrominera Orinoco, y otras instituciones estatales, como retaliación por no haber votado en las elecciones de la Constituyente fraudulenta. Consumándose las amenazas que funcionarios del gobierno y sindicalistas afectos al gobierno, hicieron antes de la imposición de la Constituyente.

El pueblo trabajador ve destruidos sus salarios por una inflación galopante. Con un miserable salario mínimo de 97 mil bolívares no se puede vivir.

La crisis económica y social que generó la reciente rebelión popular se profundiza. La Constituyente fraudulenta no va a resolver ninguno de los problemas que padece el pueblo trabajador. La inflación se va a profundizar, el desabastecimiento no cede, y ya son miles los despedidos en empresas públicas y privadas. El pueblo sigue pagando los costos de la crisis creada por los empresarios, las transnacionales y el gobierno.

El panorama económico no permite hacerse ningún tipo de ilusiones con medidas que pueda adoptar la “panacea” constituyente. Las reservas internacionales apenas oscilan entre 9 y 10 mil millones de dólares; los precios del petróleo siguen por el suelo; el gobierno reduce drásticamente las importaciones de alimentos y medicinas, para pagar la deuda externa; se entrega el Arco Minero del Orinoco, y la Faja Petrolera del Orinoco sigue en manos de las transnacionales a través de las empresas mixtas. Este cuadro echa por tierra cualquier discurso de pretendido “país potencia”, de soberanía o de repunte económico.

Como era de esperar la posición de la dirigencia de la MUD, en esta última etapa, se ha dedicado a desactivar la protesta popular, en aras de participar en las elecciones regionales previstas para diciembre. Eso también se evidenció al convocar a paros sin discutirlo con los sindicatos; designando a magistrados al TSJ exponiéndolos a la detención y persecución del gobierno, e instantes después del anuncio de los “resultados electorales” a la ANC, fueron incapaces de responder de inmediato con firmeza, y llamar a la gente a continuar movilizada, dejándola en la orfandad, lo cual ha producido cierta desmoralización en algunos sectores. La MUD generó falsas expectativas haciéndole ver a sus bases que se iba a detener la ANC antes del 30 de julio, y que de no lograrse el mundo se terminaba ese día.

Es bueno recordar que la MUD se vio obligada a ponerse a la cabeza de las movilizaciones, presionada por su base social y sectores del pueblo, cansados de este desastre que padecemos. Pero en realidad, nunca ha sido la movilización en la calle su objetivo fundamental, con esto sólo buscaban contener las movilizaciones, presionar para tratar de llegar a acuerdos con el gobierno, pero no salir de él por la vía de la movilización, sino buscar alguna salida institucional que les permitiera abrir el espacio para las elecciones y un gobierno de “unidad nacional”, y de esta forma seguir aplicando el paquete apropiándose de la renta petrolera. Hoy vemos que a cambio de la convocatoria a elecciones regionales la MUD entregó las movilizaciones y la resistencia heroica de miles de estudiantes y jóvenes.

Estamos convencidos que el 30 de julio no terminó la lucha. Al contrario, ahora más que nunca hay que seguir movilizados en la calle contra el fraude constituyente, contra esta tragedia social que vivimos y para salir de este gobierno. Las razones para protestar y profundizar la rebelión popular iniciada hace 4 meses, siguen presentes y se agravan ¡Basta de hambre y represión!

¡Hay que desconocer y enfrentar el fraude constituyente con la organización en los lugares de trabajo, barrios y centros de estudio dándole continuidad a la movilización que ha abandonado la dirigencia de la MUD!

Sirtrasalud Dtto. Capital
Unidad Socialista de los Trabajadores (UST)
Partido Socialismo y Libertad (PSL)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones