Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

lunes, 14 de noviembre de 2016

Derrames petroleros en el sur de Anzoátegui: Otra vez se imponen silencio, chantaje y complicidad



Asociación Civil Ecológica y Social Chunikai
La sociedad venezolana debe estar vigilante con lo que viene ocurriendo en el estado Anzoátegui con el impacto ambiental que genera los derrames petroleros suscitados en la extracción y traslado de crudo desde el territorio que comprende la Faja del Orinoco hacia el Complejo Industrial Jose, ubicado en la costa entre Puerto Píritu y Barcelona. Y asimismo con otros hechos graves de repercusión ambiental y de seguridad laboral como incendios en refinerías.

En las últimas semanas han ocurrido en el Estado Anzoátegui un incendio de importantes dimensiones acontecido el 30.10.16 en una laguna de lastres “la N2” ubicada en cerro de carga “Guaraguao” en la Refinería de Puerto La Cruz y, por otro lado, un derrame petrolero en el sur de la entidad sucedido el 01.11.15, aunque salió públicamente (gracias a las redes sociales) el 06.11.16 en la Parroquia Santa Clara del Municipio Monagas en el eje San Diego de Cabrutica – Complejo Industrial Jose.

Específicamente el 01 de noviembre hubo una ruptura de un oleoducto de 36 pulgadas en el Eje Cabrutica – Jose que produjo, de acuerdo a lo publicado por Pdvsa, la fuga de crudo en el área operacional de la División Junín, al sur del estado Anzoátegui, en el Municipio José Gregorio Monagas, vecino al río Orinoco. El derrame petrolero habría afectado los ríos Aribi y Pao, dentro de la Parroquia Santa Clara, así como quebradas, morichales y lagunas de fincas de la zona (http://eltiempo.com.ve/locales/regionales/situacion/cofirman-rotura-de-tuberia-en-oleoducto-en-la-zona-sur-de-anzoategui/232581). Las cifras del volumen derramado de crudo, como suele ocurrir en este último quinquenio se desconocen con precisión, varían según sean los voceros (principalmente diputados que han atendido el caso) de 2.500 barriles a 100.000 barriles de petróleo vertido, unos dicen que fueron 50.000, otros 24.000 barriles (http://www.2001.com.ve/en-la-agenda/144599/ruptura-de-oleoducto-causo-derrame-petrolero-en-rios-de-anzoategui—fotos-y-video-.html).

Situación confusa muy parecida al antecedente del año 2012 con el siniestro de Jusepín, Estado Monagas, cuando se vertió crudo al río Guarapiche y no se supo cuánto fue el volumen, considerándose que en un país normal el ente responsable de la gestión ambiental debería aclarar estos datos. En todo caso por las imágenes que han sido publicadas en twitter y la opinión de parlamentarios que forman parte de la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional y han recopilado información del derrame, el caso de Santa Clara es de los más graves dados en el oriente venezolano en los últimos 4 años.

Se informa que afectó más de 50 Km de los ríos Aribi y Pao, que van a drenar directamente al Orinoco, que se encuentra no muchos kilómetros a distancia aguas abajo. Afecta valiosos ecosistemas, en especial morichales, con su carga de daño a su biodiversidad, la ictiofauna, la cuenca como tal. También decenas de fincas agropecuarias (http://www.el-nacional.com/economia/Afectadas-fincas-derrame-petrolero-Anzoategui_0_953904882.html#.WCHQFVzitSM.twitter). Allí se está causando graves impactos a los cursos de agua superficiales y acuíferos y por ende en las fuentes de agua de la población de la zona, e igualmente afectando con el vertido de hidrocarburos extensiones de tierra, y vegetación fincas agropecuarias que derivan en bajas de rubros alimentarios, hoy en día tan requeridos en Venezuela, que golpean a productores y a la seguridad alimentaria nacional.

Es importante destacar que en el año 2015 la Asociación Civil Ecológica y Social Chunikai junto a Provea publicó el Informe “Análisis de de la Situación Ambiental Petrolera Venezolana. Caso estudio: Estados Anzoátegui- Monagas 2012 – 2014″ http://desarrollosustentable.com.ve/analisis-de-la-situacion-ambiental-petrolera-venezolana-caso-estudio-estados-anzoategui-monagas-2012-2014/ elaborado por el Geog. Jorge Padrón donde se hace una radiografía de esa realidad y se establecen un conjunto de recomendaciones que hoy en día está vigente. En el capítulo dedicado al tema de los derrames petroleros se planteó después plotear en un mapa los distintos sitios donde había ocurrido incidentes de derrames petroleros en ese lapso de 3 años (siendo el mayor número localizados en el Municipio Freites-35%- y en Anaco -30%) que en el futuro inmediato los derrames petroleros iban a ocurrir especialmente en la zona de San Diego de Cabrutica, Municipio Monagas del estado Anzoátegui en plena Faja del Orinoco, cuyo producto extraído se lleva al Complejo industrial Jose.

Evidentemente ni en el 2015 ni en el 2016 se tomaron las medidas para evitar estos impactos ambientales en esa zona petrolera donde predomina petróleo pesado y extrapesado que es rico no sólo en azufre sino en metales pesados, principalmente níquel (Ni) y vanadio (V), ambos muy dañinos para los seres vivos. Por ejemplo, el vanadio no es excretado, se bioacumula.

Esta grave situación indica la necesidad que el país debe poner toda la atención a la realidad petrolera actual la cual está siendo objeto de graves fallas en la reposición de tuberías y todo lo asociado a las líneas de traslado de los crudos, reacomodo de lagunas de captación, barreras contenedoras de derrames y otros componentes de las instalaciones petroleras, junto a la colocación de grapas para la reparación de las mismas y otros equipamiento de contingencias. Teniéndose en cuenta que buena parte de sus instalaciones tienen décadas de funcionamiento siendo sometidas a fluidos corrosivos, tales como los asociados a los hidrocarburos y sus subproductos.

Estos siniestros están causando contaminación ambiental y desmejorando en la calidad de vida de los pobladores, tanto con los gases tóxicos en la atmósfera y en el aire de los vecindarios de la Refinería de Puerto La Cruz, partiendo de que sea cierta la información oficial en el que el incendio no generó fallecidos ni heridos, como por los derrames petroleros.

Impactos ambientales y socioculturales causados por el Estado (Pdvsa) que tienen el agravante que no cuentan con una contraparte institucional que vele por el cumplimiento del marco ambiental en la materia, ya que desde hace 2 años el Ejecutivo eliminó el Ministerio del Ambiente para posteriormente crear otra instancia desmantelando una buena parte de su personal profesional y paralizando el rol ambiental.

[Tomado de http://venezuela-centro.contrapoder.org.ve/spip.php?article242.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones