Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

viernes, 12 de julio de 2013

Ferrominera: Gerentes también pagaron sobornos a coronel de la DIM

Los ejecutivos accedieron a pagar con la excusa de no ver su imagen perjudicada por un militar con fama de detener a funcionarios involucrados en “mafias”.


Clavel A. Rangel Jiménez
crangel@correodelcaroni.com

Viernes, 12 de Julio de 2013


2da entrega



Manifestaron miedo de ser involucrados en un expediente titulado “la mafia del hierro”. El coronel Juan Carlos Álvarez Dionisi amenazaba a gerentes, clientes y al presidente de Ferrominera Orinoco con organigramas, contratos y nombres de empresas que, según la investigación de la División de Asuntos Especiales de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM), estaban involucrados en hechos ilícitos.


Sin mucha resistencia, los extorsionados pagaron millones de dólares en temor a la actuación “inescrupulosa” del coronel. Álvarez se valía de su cargo como jefe de la División, de su fama detrás de la investigación de la “mafia de la cabilla” y de la posterior detención del ex gerente de comercialización de Sidor, Luis Salvador Velásquez, para presionar a los funcionarios.

Fue así como logró hacerse de sumas millonarias, depositadas en cuentas en el exterior, durante el ejercicio de sus funciones en Guayana a partir de 2011.


Ante cualquier contratiempo, Álvarez Dionisi contactaba con el empresario y abogado, Yamal Mustafá -señalado por el diputado Andrés Velásquez como testaferro del gobernador del estado Bolívar Francisco Rangel Gómez- , con Carlos Vieira (de Viherca) y éste a su vez con el presidente de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh, quien hacía los contactos y resolvía con los clientes el pago.


Estas afirmaciones se desprenden del expediente de Álvarez Dionisi, contentivo de entrevistas hechas por la DGCIM, cuya copia fue entregada al diputado de La Causa Radical, Andrés Velásquez, de manera anónima.

Según el expediente en tribunales, la detención de Álvarez se logra por la denuncia del ex gerente de comercialización y ventas de Ferrominera Orinoco, Juan Aníbal Vásquez, quien acude al organismo en calidad de víctima.

El 5 de mayo de 2013, el ex gerente declara al organismo militar haber escuchado rumores de que había un expediente abierto y que tenía conocimiento de gente que quería involucrarlo para dañar su reputación.

Por el “terrorismo psicológico” Vásquez alcanzó a pagar 2 de los 3 millones de dólares a través de “contactos internacionales” y su asistencia a la empresa Miami Trust.

Cuentas que no cuadran

Entre finales de 2011 y primer semestre de 2013, Álvarez Dionisi, su esposa e hija, recibieron pagos de Sabbagh y Vásquez a través de Yamal Mustafá y Carlos Vieira, propietario del intermediario Viherca, señalan las conclusiones del análisis técnico de unidad de la Investigaciones Financieras de la Guardia Nacional.

Los “fondos de origen desconocido” de Álvarez fueron contrastados en cuentas y se determinó que “en los tres casos, en donde fueron transferidas divisas norteamericanas a instituciones financieras en el exterior, por instrucciones impartidas por Juan Álvarez, a razón de la presunta extorsión de que fueron objeto los ciudadanos Juan Aníbal Vásquez, Douglas flores y Radwan Sabbagh, el destino de las mismas fue similar en un 90 por ciento”, dice el informe.


Vásquez se desempeñó como gerente general entre enero de 2009 hasta noviembre de 2012. Antes hizo carrera en Ferrominera durante la gestión de César Bertani.

Fuentes de Ferrominera señalaron que el gerente se formó dos veces en el exterior y sucedió a Jorge Cañas, otro técnico con antigüedad en Ferrominera, que ejerció la gerencia antes y después del retiro de Vásquez a finales de 2012.

Pese a que Vásquez acudió en calidad de víctima, la dirección militar cuenta con un informe del 15 de junio de 2012 titulado “Presuntas irregularidades ocurridas en las empresas básicas del Estado, principalmente Ferrominera Orinoco, por parte del gerente general de comercialización y ventas”.

¿Por qué pagaban?

En el expediente del coronel en el Juzgado Cuadragésimo Séptimo en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana (47C - 16.156 -13), se anexan las entrevistas dadas por los gerentes al órgano de inteligencia y se describe cómo operaba la extorsión.

Los testimonios y versiones, que posteriormente se darán a conocer, confirman la venta de mineral de hierro a precios preferenciales a clientes amigos, con influencias ministeriales y políticas, que comercializaban el producto en el mercado internacional obteniendo cuantiosas ganancias.

Ferrominera suscribió contratos leoninos con empresas de maletín y transnacionales que sustituyeron las labores que tradicionalmente, y con plena autonomía, realizaba la estatal.

Las deudas por concepto de demora en la entrega de material, según los testimonios y trabajadores de la estatal, se hicieron deliberadamente para beneficiar a navieras y empresas intermediarias incluidas en el negocio a través del clientelismo político.

Actualmente Ferrominera Orinoco tiene dificultades, incluso, para pagar la nómina de la empresa. Al cierre de 2012 las pérdidas de la estatal, aún vendiendo el 60 por ciento de su producción al mercado internacional, se incrementaron en 27 por ciento según la Memoria y Cuenta.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones