Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

miércoles, 5 de julio de 2017

Edo. Anzoategui: Las bolsas CLAP significan hambre y rabia para el caserio Palital


Marcos Valverde 
Correo del Caroní

El jueves 22 de junio, Rafael Martínez, representante de la comunidad de Palital (municipio Independencia, estado Anzoátegui) encabezó una travesía cuasi legionaria para llevar las bolsas de los billetes que completaban más de 5 millones de bolívares. No era una tarea fácil: la idea de que le robaran el botín implicaba dejar sin comida a mil 148 familias. Su parte la cumplió cuando, en Puerto Ordaz, depositó el dinero en el Banco de Venezuela en la cuenta que estaba a nombre de la Corporación Regional de Abastecimiento.

Hecho el trámite, había ahora que esperar el sábado: para ese día, el alcalde de Independencia, Carlos Vidal, prometió la entrega de las bolsas del CLAP a primera hora. La sorpresa se la llevó la comisión que viajó a Soledad para buscar la comida: no había nada. “Cuando llegamos, nos dijeron que las cajas las habían retirado para resolver un problema que tenía el alcalde. Era extraño, porque nosotros ya habíamos depositado el dinero para esas 1.148 cajas”. El retiro de las bolsas de comida, de acuerdo con lo que investigaron, era obra de otros consejos comunales de Soledad. El descontrol y las movidas turbias del burgomaestre los dejaron sin respuestas y sin comida. Fue eso lo que los motivó a salir a la calle y a que este miércoles cumplieran el tercer día de protestas en plena vía al puente Orinoquia.
Burlados 


La indignación no solo ha tenido como detonante la simple molestia por la falta a una promesa por parte del alcalde de Independencia, sino también el ruido del hambre. Ha habido una fecha trascendente de este año en Palital: 12 de febrero. Fue ese el día en el que llegó la bolsa del CLAP por primera vez en el año. Fue ese el día en el que llegó la bolsa del CLAP por única vez en el año. El ruido del hambre. “Nosotros nos sentimos burlados, engañados, estafados y esperamos una respuesta que nos satisfaga. No estamos pidiendo dádivas: estamos reclamando algo por lo que pagamos”, manifiesta.

Las respuestas no han sido las más satisfactorias. Además de las omisiones del alcalde, el gobernador Nelson Moreno (sustituto de Aristóbulo Istúriz en el cargo), según lo que relatan, les dijo “que se achicharraran allí”. Cierto o no, hasta la tarde del miércoles continuaron protestando. Y como están seguros de que no va a ocurrir nada próximamente, este jueves cerrarán nuevamente la vía. “No hemos hecho guarimbas, no hemos quemado cauchos: solo estamos allí reclamando lo que nos corresponde”, añade.

Faltan las bolsas, falta la palabra

Junior Afanador, también coordinador de la comunidad antes el CLAP, plantea: si hubo pagos, si hubo palabra y si solo ha llegado una bolsa este año, ¿por qué el retraso? “No somos culpables de que haya problemas con las bolsas en otros municipios. Hay un compromiso con el pueblo, y no puede ser que se incumpla”. ¿Cómo subsisten? Básicamente, con lo que pescan en las lagunas, con algunos cultivos de frijol, auyama y patilla y con los revendedores. Estos últimos, principalmente.

¿La comida y ya?

La comunidad está, en esta tarde del miércoles 28/6, reunida en la plaza del caserío. Unos niños aplacan el hambre con lo único que es seguro, al menos hasta que termine la temporada: mango. Tiene más razones para protestar. Es lo que, aseguran, van a hacer las veces que sea necesario. No tienen mucho que perder, la verdad.

[Tomado de http://www.correodelcaroni.com/index.php/cdad/item/57239-el-clap-solo-alimenta-el-hambre-y-la-indignacion-en-palital.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones