Titulares

Titulares

Páginas vistas en total

domingo, 13 de agosto de 2017

Wuilly Arteaga, el joven que hizo hablar a su violín en contra de Maduro



Rostro hoy de Wuilly Arteaga
Exigimos respeto a su vida 
y su inmediata libertad

Deslinde 
Arteaga violín en mano 
en plana manifestación 

Con esfuerzo constante y tesonero se formó, en un núcleo de Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela. Ahí mismo, en uno de los barrios más humildes y precarios de Valencia, de nombre Ciudad Tablita. Su madre los levanta, con la fuerza de la máquina de coser y las puntadas de hilo. De ello viven, ella y sus tres muchachos. Flaco, moreno y fiel amigo de su violín, andaba de arriba abajo con Hazel Pinto, la clarinetista; no en un vente tú, de “notas” por las calles, sino de protesta en protesta. Ya le conocían en Caracas, como el “Violinista de la Libertad”, y que a su manera había llegado a miles con su música y opiniones ante el gobierno.

Por lo que él denuncia –en carta que luego de estas líneas reproducimos- se revela que al gobierno solo le importa que los muchachos del SNO toquen su instrumento, mientras permanecieran callados.

Lo que muchos se preguntan es: ¿Porque el gobierno se ha ensañado tanto en contra de la humanidad de Wuilly Arteaga? ¿Porque tanta ira del gobierno, en contra de un muchacho de piel morena, crecido en un barrio–casi al decir de Ali Primera- donde las casas son de cartón, madera y techos de Zing y que con esfuerzo propio, se labró a sí mismo? Como verán en sus líneas, por no creer que la opinión oficial es la verdad, y por no aceptar que el silencio sea el costo del disfrute a la vida.

Wuilly, fue detenido en Bello Campo, Caracas desde el 27 de julio. Desde esa fecha está aislado y son pocos los que han podido verlo. Días antes se le veía en las manifestaciones violín en mano, sacando notas y melodías de su instrumento y tocando entre los manifestantes. Él, como una voz más.

En una de las manifestaciones lo alcanzó una bomba lacrimógena que le partió el violín. La respuesta no se hizo esperar. Entre vecinos y artistas hicieron una colecta para reponer el instrumento. En una segunda manifestación el artefacto lacrimógeno le daría en la cara, y el 27 de julio se produjo su detención. Como se verá, él era un objetivo. Estuvo retenido por 96 horas, sin para el momento darle a conocer los cargos, cuando lo legal, en Venezuela es que te notifiquen los motivos a las 48 horas. Posteriormente se le hacen saber que lo recluirán en El Paraíso, sede del destacamento 433 de la GNB: “Por instigación pública y detención de objetos incendiarios”, como notifica Hazel Pinto. “Nos preguntamos si la instigación es la música y el objeto incendiario, su violín”, así se expresaba Pinto.

Por denuncias de Alfredo Romero, su defensor, se conoce que a Wuilly, no le permiten curarse ni tratarse bien las heridas en el rostro, producto de los golpes que recibió en uno de los encuentros con los guardias. Casi le dejan sordo, entre otras cosas, atizándolo con los cascos. “También que le han quemado el pelo y los bellos de las piernas con un mechero”, así lo confirma.

Hazel Pinto, en entrevista a El Nacional, manifestó: “Pero tanto él como yo, nos hemos salido. –del SNO- No quisimos sacarnos el carnet de la patria, que nos da acceso a prebendas y es una manera de controlar quien apoya al Gobierno y quién no. Tampoco quisimos afiliarnos al partido en el poder, que nos hubiera facilitado las cosas dentro. La última vez que hablé con uno de los responsables, -del SNO- me dijo que no saliéramos a las marchas a tocar y que nuestros instrumentos no están para guarimbear”, comenta Hazel. (El Nacional 13.08.2017)

Antes y después de su detención, decenas de artistas y entre cantantes, músicos y caricaturistas han manifestado solidaridad con Wuilly Arteaga. Lo han nombrado en sus presentaciones y eventos, como reflejado en sus materiales alentándolo y exigiendo su libertad.

Días atrás Wuilly Arteaga, dio a conocer una misiva de respuesta a las afirmaciones de un director del SNO: Ron Davis Álvarez, quien lo acusó a través de sitio Web Venezuela Sinfónica de mentiroso. Y aseguró que el joven “está generando lástima y se sale del enfoque principal de las protestas”.

De manera seguida reproducimos su respuesta tomada de la versión de Caraota Digital, con encabezado de la periodista, Giselle Amario. Nos hacemos eco de sus palabras, sin agregar mayores interpretaciones de las ya dichas.

Somos de la opinión de que la exigencia de libertad y por la integridad física de todos y cada uno de los detenidos por este gobierno, y su fraude constituyente, deben ser enfrentados en las calles, con las mas contundentes movilizaciones hasta que este gobierno se vaya.

Responsabilizamos al gobierno de Nicolás Maduro por su integridad física 



Exigimos su libertad de forma inmediata 


A continuación la respuesta completa de Wuilly Arteaga. 

¿Cachicamo al morrocoy?

Por @WuillyArteaga
No tengo la certeza de un mañana seguro, pero sí la confianza en que Dios hará su voluntad si solo me rindo a él como un fiel seguidor de sus palabras.

Siempre quise hablar estando en el público hacia el escenario en un concierto en donde una Orquesta Sinfónica interpretaba Tchaikovsky.

Seguramente lo hice, mientras tocaba para los muchachos de la resistencia y los funcionarios de la GNB en aquella manifestación donde tragué más bombas lacrimógenas que agua de las ballenas. Gracias a Dios que hizo que los “muchachos” se sintieran identificados con mi música y con el himno nacional que hice sonar a través de mi violín y me honró el ver que ellos me protegían con sus escudos de cartón, de lata… Me sentí como si fuera un chamo dando un concierto por la paz en donde la música nunca sonaba, en donde no había que afinar las notas, en donde no había telón ni tarimas.

Después de varias semanas de aquel momento, que repito, creí en principio que iba a ser una ridiculez para las protestas en Caracas, me he llevado la sorpresa que he recibido una abrumadora aceptación por parte de los venezolanos, a quienes no les importa si tengo el cabello chicha, ensortijado, desrizado o teñido; que no les importa si después de cuatro horas tocando música venezolana en las afueras del palacio de Miraflores toco también la canción Despacito; o si recibí una invitación para dar una entrevista a los medios de comunicación internacionales para que el mundo supiera lo que está pasando en las calles de Venezuela. Así mismo la crítica de un grupo de personas que sólo buscan con desespero retroceder el tiempo y buscarme cualquier defecto, por más mínimo que éste sea que pudieran encontrar en mi pasado, para minimizar el impacto positivo que mi música ha logrado en esta confrontación sin sentido entre los venezolanos, por una simple barata ideología política que el gobierno nos trata de imponer.

Escribo este artículo porque siento mucha tristeza y decepción, por un lado, pero mucha satisfacción y agradecimiento por otro. He sido testigo que no hay límites que la Música conozca; y que ella, a través de un pensamiento humano, puede salvar vidas, así como lo ha hecho conmigo. No es parafraseo, es cierto, la música me ha salvado la vida en muchas oportunidades.

Ahora bien, quiero ahora dirigirme a los músicos, en especial a aquellos que en nombre de una trayectoria musical se sienten con el derecho de mal poner a los demás, en búsqueda de un centimetraje que no han logrado en toda su trayectoria. Algunos se han preguntado el por qué de mi decisión de haber ido a tocar violín en las marchas opositoras de Venezuela. En días pasado leí en la página web de Venezuela Sinfónica un mensaje de un director de orquesta que tuve la oportunidad de conocer hace años. Se trata del señor Ron Davis Álvarez y en su escrito éste se refiere al “llamado violinista de la Libertad” como un mentiroso y un payaso. Por mensaje de texto privado me dijo que él había escrito eso para mí, pero que había tenido la prudencia de “ni siquiera nombrarme”, cosa que no tiene sentido porque a mí los medios me llaman más “El Violinista Libertario” que por Wuilly. En su escrito que sentí lleno como de envidia por el gran giro que mi vida había tenido, enfiló su artillería a decir que había oído “cinco” de mis entrevistas desde hace 3 años que me conoce y supuestamente éstas no coincidían.

Aduce en su mensaje que supuestamente me conoce muchísimo porque su esposa me entrevistó en el año 2014 y que se comunicó conmigo dos veces en su intento por ayudarme en algunos de los obstáculos que para ese entonces me tocó enfrentar en la vida. Que la grabación de esa entrevista aún la tiene en su poder, como diciendo, tengo pruebas que has estado mintiendo y eso verdaderamente da vergüenza ajena por varios aspectos. Uno porque considero que un director de una orquesta de prestigio no debe estar insinuando cosas y no logre concretar NINGUNA. En ningún lugar dice cuáles son las incongruencias en mis declaraciones. Chismes de camino. Si tiene pruebas, que las saque, lo reto a ello. No le tengo temor a nadie y eso lo he demostrado pues hasta ahora no he visto a NINGÚN director de orquesta en primera línea de las protestas en Venezuela.

Es cómico ver cómo estos directorsotes de orquesta atacan a todo aquél que ose disentir del gobierno y por eso tratan de satanizarlos, así pasó con nuestra admirada Maestra Gabriela Montero. Unos me critican porque dicen que le debo a “El Sistema” el aprender a tocar el violín y el piano y eso es totalmente FALSO. Se lo debo a Dios y a la fortaleza que ÉL me dio para aprenderlo por YouTube y luego de dominarlo, fue cuando opté por audicionar a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas y quedé seleccionado, es decir, me gané el puesto, no me lo regalaron.

El señor Ron debe comprender algo. “Conocer” a una persona implica mucho más que solo saber qué hace a través de comentarios de otros o simples declaraciones. Él vive con su reciente esposa en Zurich hace aproximadamente un año y medio: Yo mismo los felicité por Facebook el día de su boda, recuerdo. Pero ahora que las redes viralizaron un vídeo en donde aparezco tocando en una de las protestas, es cuando decide escribir una reflexión basada en mis supuestas mentiras. ¿Dónde está que jamás le preocupó saber que me había quedado en la calle o que los policías del Metro de Caracas me habían incautado mi violín? ¿Dónde está que jamás se comunicó conmigo para preguntarme el por qué me había visto obligado a renunciar a la Orquesta? Salta a la palestra es a criticar. Qué triste posición. En todo lo que escribió no hay UN SOLO comentario positivo, todo tiene un matiz para generar odio hacia mí. ¿Así usted trata a sus músicos?

Usted señor Ron Davis Álvarez se contradice cuando me escribe por WhatsApp diciéndome: “Cada quien vive su vida como mejor le parece y lucha de la manera que prefiere”. Si eso fuera verdad, ¿por qué me critica por hacer o decir de mi vida lo que piense es lo que ésta ha sido?

Como mencioné, toqué en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas, y ahí fue donde lo conocí. Con esa orquesta fue que viajé por Europa y cabe destacar que logré entrar a pesar que no tenía mucho tiempo de haber aprendido a tocar violín. Ahora bien, por esa experiencia dentro de la orquesta es que sé cómo funciona ésta. Desde ahí observé que no nos incentivaban a valorar a nuestro país y a raíz de eso comenzó mi inconformidad. Si bien practicábamos muy, pero muy bien para las presentaciones que íbamos a tener en el exterior, a las presentaciones en Venezuela jamás nos hacían darle importancia. No podíamos esperar a que llegaran las 6:00PM para salir esmachetados del ensayo diario, cosa que no sucedía cuando nos preparábamos para una gira. Los ensayos para las giras del exterior pasábamos hasta más allá de la media noche, pues seguíamos tocando el mismo pasaje de una sinfonía hasta que esta finalmente “saliera”. Cuando tocábamos en Venezuela, era “como saliera”.

Expresaba mi inconformidad a los directores, que no me parecía que nos obligaran a firmar para “Maduro” en apoyo al Gobierno Bolivariano, ante la amenaza de que si no lo hacíamos seguro nos quitarían ese “viaje” o las “becas”, pero eso él no lo dice.

Nos mataron a Armando Cañizales y aun así los directores ejecutivos y trabajadores de “El Sistema” seguían y siguen aún yendo a apoyar las marchas oficialistas del régimen comunista de Maduro. Me dice este directorsote que soy un falso, pero me pregunto: ¿Quiénes son los verdaderos falsos aquí? ¿No es falso aquél que pertenece a una orquesta sinfónica y habla mal de ésta cuando se está fuera del ensayo, en vez de expresar sus diferencias en la propia cara de sus directores o músicos? ¿No es ser realmente falso decirse ser “opositor”, pero luego ir a reírle las payasadas a Maduro cuando nos obliga a ir a tocar en el Panteón Nacional en un acto político? ¿No les parece que vale más su dignidad como venezolanos o como artistas a venderse por una “gira” o un “cestaticket”?

Creo señor director Ron Davis que en Venezuela están pasando cosas muy graves como para que usted pierda tiempo y un espacio tan importante como lo es la página web de Venezuela Sinfónica para venir a alzar su voz para criticar a otro músico. ¿Por qué no condenó la muerte de Armando Cañizales o Neomar Lander o cualquiera de los 80 que el régimen de Maduro ha asesinado? Usted en vez perdiendo su “valioso” tiempo escribiendo mensajes públicos para decir que “el violinista es un falso”.

Los venezolanos saldremos realmente de esta pesadilla cuando, en vez de criticar y juzgar al prójimo o en vez de estar pendientes de comentarios o chismes, de una vez por todas nos unamos. Todos los días pienso en cuándo acabaran estas prácticas mezquinas de juzgar la vida de otros y no sus propios actos. Dios y la vida nos están llamando la atención y nos exhortan, con esta plaga roja que le ha caído al país, a una reconciliación, a la unión. Es por eso que a los directores, a los músicos los invito a tomar su batuta, su violín, su violoncello, su clarinete o su corno y preguntarse a sí mismos ¿Le soy leal a Venezuela? ¿Le soy leal a la Música? o simplemente ¿Le soy leal a quien me da el cestaticket o los patrocinios de mis conciertos?

Dios lo bendiga señor Ron Davis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir con todos tus comentarios y opiones